Marzo y abril son meses clave para aportar al olivo los nutrientes esenciales para conseguir una buena floración y un buen desarrollo vegetativo. Esto es esencial para potenciar y estimular la cosecha del año siguiente.

Debe prestarse atención a las aportaciones de nutrientes esenciales, tanto macro (NPK) como micronutrientes (Hierro, boro,…).

En determinados estados fenológicas como la floración, el cuajado, el engorde de la aceituna o su maduración, el olivo puede tener un aumento significativo de consumo de nutrientes.

Cabe destacar la importancia de la aplicación de boro en olivo al inicio de la actividad vegetativa, previo a floración, así como al inicio de la fructificación, con el objetivo de mejorar la calidad del polen y favorecer la polinización.

Algunas de las principales recomendaciones para mejorar el crecimiento vegetativo así como la floración y cuajado de frutos en olivo,  son las siguientes:

  • Fungicida, para la prevención de enfermedades fúngicas.
  • Insecticida, si los umbrales de la plaga hacen aconsejable su utilización.
  • Abono foliar a base de NPK para favorecer el aporte nutricional del árbol y lograr así un aumento de cosecha por el engorde del fruto y rendimiento del mismo.
  • Boro y zinc, como micronutrientes esenciales y específicos para mejorar la floración y el cuajado de frutos, así como el crecimiento vegetativo.

No dude en contactar con nosotros para recibir información más detallada y ajustada a sus necesidades.

Estaremos encantados de ayudarle

Quiero más información