15 Abr 2022

Cuidados del olivo después del invierno

Para cuidar el olivar, prevenir enfermedades y obtener una cosecha homogénea cada campaña, es fundamental llevar a cabo un buen calendario de labores que paute cuales son los momentos óptimos para realizar cuidados al olivo y cuáles son los momentos en los que hay que tener cierta precaución para evitar daños innecesarios. 

Tras el invierno, después de los meses de enero y febrero en los que se realiza la poda para establecer la estructura idónea en la producción de la campaña siguiente y de que la planta esté en parada vegetativa, es fundamental realizar una serie de tratamientos esenciales para prevenir plagas, enfermedades y obtener una cosecha homogénea y de calidad. 

Estos tratamientos “preparatorios” se aplican en una fase temprana, y tienen como finalidad adecuar el olivo para que consiga una buena floración además de ayudar en gran medida a paliar el efecto de la vecería propio de este cultivo.

Dependiendo del clima de la zona y de la variedad de árbol, hacia finales del mes de marzo aparecen las yemas que comienzan a salir de su latencia, iniciando su crecimiento hacia nuevos brotes vegetativos o hacia el botón floral, el cual seguirá su desarrollo hasta el racimo.

Por este motivo, los meses claves para aportar al olivo nutrientes esenciales son marzo y abril, en los cuales darán un impulso al crecimiento vegetativo, una buena floración del cultivo y posterior cuajado, asegurando la cosecha del año siguiente. 

Esta aportación de nutrientes ayuda a la estimulación energética complementando las necesidades del olivar y repercutiendo de forma positiva en el rendimiento y la calidad de la cosecha, y a la misma vez, ayudando al árbol a soportar el estrés abiótico al que es sometido, aportando la capacidad de resistencia y recuperación a situaciones límite, ya sea por condiciones climáticas adversas como en momentos críticos de su crecimiento.

En las fases fenológicas, es cuando hay que actuar con ayuda de los bioestimulantes para cubrir las necesidades metabólicas del olivo, ya que se produce un aumento significativo de sus necesidades ante la floración, el cuajado, el engorde de la aceituna o su maduración. En función de la fase fenológica en la que se encuentre el olivo, el bioestimulante debe ser el compañero de otros agentes nutricionales como la glucosa (azúcar), que facilita la asimilación de elementos nutritivos y su transporte por la planta, ya que reducen la presión osmótica, con lo que se mejora su entrada en los tejidos vegetales.

Cabe destacar la importancia de la aplicación de boro en el olivo al inicio de la actividad vegetativa, previo a floración, así como al inicio de la fructificación, con el objetivo de mejorar la calidad del polen y favorecer la polinización.

Algunas de las principales recomendaciones para mejorar el crecimiento vegetativo, así como la floración y el cuajado del fruto en el olivo, son las siguientes:

  • Fungicida, para la prevención de enfermedades fúngicas como el repilo. Dependiendo de las condiciones climatológicas utilizaremos una sustancia activa u otra, variando desde un simple oxicloruro de cobre (distintas concentraciones) hasta un fungicida sistémico. El uso de cobres depositado sobre la hoja del olivo crea una barrera de protección que contribuye a que el cultivo se encuentre protegido cuando se produce la brotación en primavera.
  • Insecticida, si los umbrales de la plaga hacen aconsejable su utilización, y que, en algunos casos, incluso actúan como bioestimulantes para el desarrollo de mecanismos de defensa natural y el sistema inmunitario de las plantas.
  • Abono foliar a base de NPK para favorecer el aporte nutricional del árbol y lograr así un aumento de cosecha por el engorde del fruto y rendimiento del mismo. 
  • Como micronutrientes esenciales y específicos para mejorar la floración y el cuajado de frutos, así como el crecimiento vegetativo tenemos el boro, antes citado, como elemento multifuncional involucrado en el transporte de azúcares, que influye en el crecimiento y la elongación celular, fomenta la formación de aminoácidos y la síntesis de proteínas, y que está directamente relacionado con la calidad del polen y la capacidad de germinación del tubo polínico; y el zinc, cuya función es activadora de enzimas. 

Suponiendo que se ha elaborado un plan de abonado adecuado y se han cubierto las necesidades de NPK, no podemos descuidar otros requerimientos en macronutrientes y micronutrientes como el fósforo, potasio, calcio, magnesio, hierro, manganeso… diseñados para superar momentos de carencia que pueden aparecer durante las distintas etapas de crecimiento del vegetal y que refuerzan la posterior fase de floración.

El uso de soluciones naturales, además de aportar mayor energía al olivo, también contribuye a mantener el equilibrio del ecosistema agrícola, respetando la sostenibilidad y revitalizando el entorno. De la misma manera, contribuye a la puesta a punto del cultivo, y garantizan las condiciones en las que se deja a los árboles y a los terrenos del olivar para futuras campañas.

25 Mar 2022
Tratamientos primavera olivar

Tratamientos de primavera

Marzo y abril son meses clave para aportar al olivo los nutrientes esenciales para conseguir una buena floración y un buen desarrollo vegetativo. Esto es esencial para potenciar y estimular la cosecha del año siguiente.

LEER MÁS

08 Mar 2022
Aspectos sobre la fertilización del olivar

Aspectos sobre la fertilización del olivar

Según el Diccionario de la Real Academia Española, la fertilización es la “acción y efecto de fertilizar”, y esta última palabra la define como “hacer que la tierra sea fértil o más fértil”. En este sentido, el proceso de fertilización procura restituir o incrementar la cantidad de nutrientes presentes en el suelo, con la finalidad de mejorar el crecimiento y el sano desarrollo de las plantas.

En general, la fertilización debe realizarse de forma periódica, y de esta manera evitar la pérdida de concentración de uno o varios nutrientes, ya que cuando esto ocurre, la planta puede verse afectada severamente, mermando su capacidad de crecimiento y producción.

Así mismo, el exceso de nutrientes o minerales en un sembradío también puede afectar el sano desarrollo de la planta, por lo tanto debe existir un equilibrio entre estos elementos que nos permita corregir las posibles deficiencias o excesos de algún nutriente en particular.

El olivar

Cuando hablamos del olivar, hacemos clara referencia a una superficie de tierra que ha sido utilizada para sembrar la planta del olivo. Un árbol de hojas perennes, tronco grueso, corteza agrietada, de color grisáceo y que puede crecer hasta una altura de entre 4 y 12 metros.

El olivo florece a mediados de año en el hemisferio norte y al finalizar el año en el sur, luego de esto viene una etapa de producción de aproximadamente 4 meses donde la planta produce un pequeño fruto verde y muy oleoso que con la maduración cambia a un tono más oscuro.

Los nutrientes en el olivar

Como es lógico suponer, antes de fertilizar el olivar, es muy importante monitorear el estado nutricional de la plantación, y básicamente esto se realiza con la observación y el análisis foliar durante las etapas fundamentales de la planta a lo largo del año, que incluyen la floración, el brote y la maduración. Durante este proceso podremos observar como es el tamaño, la forma y el color de las hojas, así como también la distribución, color y tamaño del fruto.

De este análisis podemos obtener valiosa información que nos indicará la carencia de uno o más nutrientes; por ejemplo, la carencia de nitrógeno ocasiona un verde amarillento en las hojas del olivo, y además inhibe el crecimiento de sus raíces y de nuevos brotes.

Por otro lado, la deficiencia de potasio se puede apreciar en el marchitamiento precoz de las hojas, estas tiende a decolorarse y ponerse flácidas, sobre todo en días con mucho sol, hasta que finalmente caen, por supuesto con esta clase de deficiencia los nuevos brotes de la planta se ralentizan

Así mismo, la carencia de fósforo ocasiona un cambio de coloración de las hojas que tiende al verde azulado mientras disminuye el crecimiento del tallo. En cuanto al hierro, su déficit ocasiona la denominada clorosis férrica, caracterizada por hojas amarillentas y raíces de color marrón.

Además de lo anterior, también existen otros compuestos muy importantes para el óptimo crecimiento del olivar, como por ejemplo, el fósforo, el calcio, magnesio, zinc y el boro. Cada uno de ellos interviene en un aspecto del desarrollo de la planta del olivo, y por esta razón, es muy importante mantener sus niveles en valores adecuados.

28 Feb 2022
Tratamientos fitosanitarios preventivos en el olivar (2)

Poda del olivar durante el reposo invernal

El árbol del olivo prospera en zonas con climas similares al mediterráneo, es decir, temperaturas invernales lluviosas y templadas con veranos secos y prolongados. En general, el olivo es poco resistente a las temperaturas muy frías, por esta razón, cuando llega el invierno la planta entra en una especie de reposo donde sus funciones básicas se ralentizan.

A este fenómeno se le llama parada o reposo invernal, y básicamente es un sistema de defensa, de este tipo de árboles, que se activa para proteger a la planta de los efectos que pudiesen ocasionar el frío extremo. De esta manera, cuando la temperatura del lugar desciende, el olivo disminuye su actividad metabólica, a tal extremo, que la circulación natural de la savia se detiene.

Cuando esto sucede, el crecimiento del olivo se paraliza y la planta experimenta diversos cambios bioquímicos que le permiten adaptarse eficientemente al frío, produciéndose lo que los expertos en botánica denominan “endurecimiento”.

¿Es conveniente podar el olivo en invierno?

El mejor momento para podar un olivo ocurre cuando la planta posee la menor actividad vegetativa posible, y esto sólo se produce en la época más fría del año, es decir durante el invierno. En los olivares, mientras menos circulación de savia se produzca, mejor será el resultado de la poda, por esta razón es conveniente podar el olivo justo después de la cosecha o recolección del fruto.

En general la cosecha de la oliva se realiza al finalizar el otoño y a principios del invierno, es decir entre los meses de octubre y enero, por ello es muy común podar el árbol a mediados de febrero.

Esta práctica es sumamente importante ya que con ella logramos darle una forma estructural al árbol de olivo, además eliminamos el follaje antiguo y forzamos a la planta para que desarrolle nuevas formas e incremente su volumen en función a los intereses del productor.

La importancia de la poda del olivar durante el reposo invernal

Aunque no lo parezca, la poda durante el reposo invernal es un proceso que puede incrementar significativamente la producción del olivo, sin embargo esta práctica agrícola debe realizarse con criterios técnicos y científicos, como por ejemplo, mantener un adecuado equilibrio entre las hojas de la planta y sus raíces, eliminar las ramas antiguas y dejar las más jóvenes, evitar la alta exposición solar del tronco y ajustar el tipo e intensidad de la poda a la variedad del olivo.

De esta manera, si cumplimos a cabalidad con los criterios adecuados, seremos capaces de aumentar la producción del olivo, controlar mucho mejor las posibles plagas o enfermedades y facilitaremos el proceso de recolección o cosecha del fruto.

Además de esto, la poda del olivar ayuda a iluminar y airear las copas de los árboles, coadyuvando al proceso de fotosíntesis, y con ello al crecimiento y desarrollo de la planta.

Finalmente, con la poda del olivo se consigue un equilibrio entre las funciones vegetativas y productivas de la planta, lo que repercute significativamente en sus índices de producción.

15 Feb 2022

Tratamientos fitosanitarios preventivos en el olivar

Tras la época inviernal, cuando el olivar ya ha sido cosechado y podado, los agricultores realizan una serie de tratamientos fitosanitarios que ayudan a los árboles a mejorar su proceso de crecimiento y desarrollo, así como también a prevenir determinadas enfermedades, como por ejemplo la mosca del olivo, la polilla del olivo y el repilo.

Por lo general estas actividades se realizan a mediados del mes de marzo, y uno de sus objetivos fundamentales es preparar las condiciones para que el olivar crezca y cuaje adecuadamente.

En este sentido, a inicios de la primavera, el olivar comienza con su proceso de floración, para luego dar paso a la formación del racimo, por esta razón los técnicos agrícolas recomiendan la aplicación de productos bioestimulantes que refuercen la calidad de la floración y del cuajado final del fruto.

De esta forma, la atención del olivar después del invierno, no sólo se enmarca en la actividad preventiva contra las posibles plagas o enfermedades, sino que además engloba el suministro de productos que mejoran el metabolismo de la planta, activan los diferentes procesos fisiológicos e incrementan su capacidad de producción.

Plagas y enfermedades típicas del olivar

El olivo es un árbol robusto y resistente, sin embargo, es afectado por una serie de plagas y enfermedades que disminuyen severamente su capacidad de crecimiento, desarrollo y producción, por esta razón, a continuación abordaremos dos de las principales afecciones que caracterizan a un olivar.

El repilo del olivar

El repilo del olivar, conocido científicamente como Spilocaea oleagina, es un hongo que ocasiona manchas muy características en las hojas del olivo, que a la larga produce el deshoje de la planta y por consiguiente la detención brusca de su normal crecimiento y producción.

El signo más característico del repilo es la aparición de manchas circulares de color oscuro en las hojas del olivo que se propagan rápidamente por toda la planta. Una vez asentado, este hongo produce el debilitamiento progresivo de las hojas hasta que finalmente caen al suelo. Cuando esto llega a ocurrir, el árbol sufre un proceso de estancamiento vegetativo que frena su desarrollo.

Para prevenir esta enfermedad se recomienda la aplicación de fungicidas y de compuestos a base de cobre.

Los productos más comunes utilizados para el control del repilo son el oxicloruro de cobre y el sulfato de cobre. El hongo del repilo aumenta sus posibilidades de aparición con la humedad. Se recomienda aplicar estos compuestos después de un periodo intenso de lluvia.

La mosca del olivo

El nombre científico de este insecto es Bactrocera oleae Rossi, pero es conocida popularmente como la mosca del olivo. Esta plaga es muy dañina para un olivar ya que las larvas de la mosca se alimentan del fruto del olivo, ocasionando la destrucción de la producción.

Por otro lado, cuando las larvas de la mosca se introducen en la fruta del olivo, generan las condiciones ideales para el desarrollo de otros hongos y bacterias que descomponen la pulpa del fruto.

Para prevenir y controlar este tipo de plaga se recomienda el uso de insecticidas que actúan sobre el sistema nervioso del insecto, sin embargo también se puede utilizar un control de plagas biológico, con la introducción de especies depredadoras de esta clase de mosca.

24 Ene 2022
biofertilizantes

¿Qué son los biofertilizantes? ¿Qué son y cuáles son sus principales diferencias?

El uso de los biofertilizantes se ha extendido con rapidez en los últimos años, debido entre otras cosas a la toma de conciencia por la sostenibilidad de las actividades agrícolas, es decir, que ya no solo es importante los aspectos económicos o financieros relacionados al campo, sino que además los elementos vinculados al cuidado ambiental adquieren preponderancia.

En este sentido los biofertilizantes están generando un cambio de paradigma en la industria agrícola donde el enfoque de la actividad se centra en la aplicación de nuevos modelos agrarios que sean sostenibles a lo largo del tiempo.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de biofertilizantes?

Los biofertilizantes son productos elaborados con bacterias, hongos, microorganismos y restos vegetales, y básicamente se utilizan para fertilizar los suelos en las plantaciones agrícolas.

En general, los biofertilizantes estimulan los procesos naturales de nutrición vegetal, es decir que permiten el adecuado aprovechamiento de los nutrientes y los minerales existentes en el entorno para que las plantas puedan crecer y desarrollarse con total normalidad.

¿Cómo funcionan los biofertilizantes?

Los biofertilizantes están formulados con microorganismos que tienen la capacidad de fijar el nitrógeno libre de la atmósfera en el suelo de la plantación, así mismo estos productos, de origen natural, facilitan el suministro de nutrientes y la producción de fitohormonas, de esta forma, la planta puede adquirir los elementos necesarios para completar su ciclo productivo.

Los microorganismos presentes en los biofertilizante tienen la capacidad de adherirse a las raíces de las plantas ayudando a la transformación del nitrógeno en un compuesto orgánico, además de esto, los biofertilizantes incrementan la conducción de otros elementos como el hierro, el fósforo y el zinc, contribuyendo significativamente al crecimiento y desarrollo del sistema inmune de las plantas. 

¿Cuántos tipos de biofertilizantes existen?

Los biofertilizantes se pueden clasificar de acuerdo a la función para la cual fueron desarrollados, de esta forma podemos hablar de fijadores de nitrógenos, solubilizadores de fósforo, captadores de fósforo y promotores de crecimiento.

Los biofertilizantes fijadores de nitrógeno están conformados por bacterias cuyo hábitat natural es el suelo, como por ejemplo, la Rhizobium, la Azotobacter y la Azospirillum. Cada una de estas bacterias poseen cualidades únicas que promueven la fijación del nitrógeno en las plantas y además producen elementos que ayudan a la agregación del suelo, así como a incrementar la tolerancia a diversas enfermedades y a los procesos de sequías.

Los biofertilizantes solubilizadores de fósforo contienen bacterias, como por ejemplo, la Pseudomonas putida, la Bacillus subtilis, y la Penicillium bilaji, que ayudan a disminuir el pH del suelo, creando las condiciones necesarias para la disolución del fósforo y su posterior aprovechamiento por las plantas.

Por otro lado, los biofertilizantes captadores de fósforos contienen un hongo llamado micorriza, que tiene la capacidad de adherirse a las raíces de la planta para mejorar la absorción de agua y de nutrientes del suelo.

Finalmente, los biofertilizantes promotores del crecimiento, están elaborados con microrganismo que producen ciertas sustancia que intervienen de forma directa en el desarrollo de la planta, entre ellos podemos nombrar a la Gibberella, a la Anabaena, a la Diplodia macrospora y a la Phomopsis.

¿En qué se diferencia un biofertilizante de un fertilizante tradicional?

En términos generales, los fertilizantes tradicionales agregan componentes químicos al suelo, mientras que los biofertilizantes no producen ningún impacto perjudicial sobre el medio ambiente, ya que han sido elaborados con productos 100% orgánicos.

Por otra parte, los biofertilizantes tienen una acción antiparasitaria que ayuda a proteger a las plantaciones del posible ataque de plagas. Si bien es cierto que en las nuevas formulaciones de los fertilizantes tradicionales se puede llegar a incorporar algún tipo de pesticida, estos siempre serán químicos que a la larga puede ocasionar algún daño al medio ambiente.

Finalmente, los biofertilizantes tienen la capacidad de regenerar los suelos, gracias a la aportación continua de material orgánico, así como de microorganismos beneficiosos.

Si quiere conocer alguno de nuestro biofertilizantes estrella, pulse aquí (https://probelte.com/es/producto/biopron-premium-2/)

 

14 Ene 2022
La importancia de la fertilización en el olivar (3)

Fertilización en base a necesidades

Ayuda de las nuevas tecnologías para la toma de decisiones. Análisis de suelo, foliar y técnicas de teledetección

Las personas que se dedican al campo saben la importancia que tiene una adecuada fertilización y nutrición de sus cultivos, ya que esto ayuda a garantizar el óptimo  rendimiento y maximizar la producción agrícola. En este sentido, a lo largo de los años se han producido importantes avances científicos-tecnológicos para la toma de decisiones, como por ejemplo el análisis de suelo, hoja y más recientemente las técnicas de teledetección.

Análisis de suelo

El análisis de suelos es una herramienta de gran utilidad para diagnosticar el estado  nutricional del suelo y ayudar a establecer recomendaciones de fertilización. Entre sus ventajas se destaca por ser un método rápido y de bajo coste. La interpretación de estos análisis se basa en estudios de correlación y calibración con la respuesta de las plantas a la aplicación de una cantidad dada del nutriente. El análisis de suelos está basado en la teoría de que existe un “nivel crítico” en relación al procedimiento analítico utilizado y a la respuesta del cultivo cuando se aplica un determinado nutriente. Cuando el nivel de un nutriente se encuentra debajo o por encima del nivel crítico, el crecimiento de la planta se verá afectado en forma negativa o positiva según dicha concentración.

Análisis foliar

El análisis foliar podría definirse como, un análisis químico del contenido en nutrientes de la planta, y por extensión, del cultivo. Es una excelente herramienta de diagnóstico, para determinar las deficiencias y excesos de nutrientes de la planta o cultivo. 

Básicamente es un análisis químico cuyo resultado expone el déficit o el exceso de estos nutrientes en un cultivo.

A este respecto, es importante realizar un análisis foliar de forma anual, y de esta manera llevar un monitoreo de la calidad del cultivo.

Es importante el procedimiento a seguir en la toma de muestra ya que, el diagnóstico se basa en la comparativa de los resultados obtenidos con niveles de referencia a nivel de hoja para cada uno de los elementos.

¿Por qué es importante realizar un análisis foliar?

Como hemos dicho antes, la mayoría de los expertos recomiendan, al menos, un análisis foliar al año, con un doble objetivo: Determinar la eficiencia de la fertilización anterior y determinar las necesidades de fertilización futuras.

Técnicas de teledetección

Cuando hablamos de técnicas de teledetección hacemos referencia a la obtención de información por medio de tecnología remota. Esto quiere decir que los datos recopilados son el resultado de un proceso en tiempo real que se realiza a distancia.

En el caso de la agricultura las técnicas de teledetección incluyen el monitoreo de los cultivos mediante satélites en órbita o mediante el uso de drones equipados con instrumentos de medición científica.

A esta nueva tendencia se le ha denominado “agricultura 4.0”, y en la misma se logran conectar multiprocesos de entorno variable con tecnología de vanguardia, lo que genera un entorno mucho más eficiente y amigable con el medio ambiente.

Si precisa de un análisis de suelo, hoja o un estudio más personalizado puedes ponerte en contacto con nosotros:

953 350 993 | www.agrosantiagocobo.com/

20 Dic 2021

La importancia de la fertilización en el olivar

El proceso de fertilización es determinante para mantener la productividad de cualquier cultivo, y su finalidad es obtener cultivos sanos, abundantes, de calidad y económicamente rentables.

En este sentido, la fertilización de cualquier cultivo, y en particular la del olivar, debe realizarse tomando en consideración las necesidades nutricionales de la planta durante sus etapas de crecimiento, desarrollo y producción.

Es importante considerar que durante el siglo pasado, la fertilización del olivar se realizaba con ciertos patrones establecidos de acuerdo a los meses del año, y en general, no existían criterios científicos que sustentaran dicha actividad.

Gracias al avance de las ciencias agrarias, en la actualidad el olivar es fertilizado de acuerdo a factores técnicos, tales como, la composición mineralógica del suelo, tipo o especie de planta, capacidad productiva, cantidad y calidad del agua de riego, nivel de precipitación pluviométrica, estado fenológico de la planta, entre otros.

Todos estos elementos conforman un proceso multifactorial que debe ser desarrollado con rigor técnico, ya que de lo contrario, corremos el riesgo de no cubrir las necesidades básicas del suelo o de realizar aportes excesivos de minerales, afectando negativamente la producción.

Por esta razón, antes de fertilizar el olivar es importante determinar cuál es la composición mineralógica del suelo, prestando especial atención a los niveles de potasio, nitrógeno y fósforo, ya que estos minerales influyen significativamente en el crecimiento, desarrollo y producción de la planta.

Elementos a considerar para fertilizar el olivar

Antes de abonar el olivar debemos considerar que este tipo de plantas crece durante todo el año, además durante la época de primavera florece y luego de esto aporta sus frutos. Tomando en cuenta este ciclo natural, es recomendable fertilizar la planta cuando finaliza el invierno y hacerlo de forma continua hasta la época de otoño.

Una buena fertilización al olivar, mejorará el proceso de floración, así como el cuajado del fruto.

Por otra parte, también debemos tener claridad sobre las necesidades nutricionales del olivar, que por lo general van de la mano con el proceso de desarrollo de la planta.

En este aspecto debemos resaltar la importancia del nitrógeno en el olivo, ya que este elemento potencia la capacidad de la planta para asimilar otros minerales, lo que se traduce en un rápido y sano desarrollo con el subsecuente aumento de la producción.

Otro elemento esencial en el olivar es el fósforo, ya que básicamente se encuentra presente en los diferentes procesos bioquímicos de la planta. Así mismo, el potasio juega un rol fundamental en el crecimiento del olivar, aumentando su resistencia a las bajas temperaturas y a algunas enfermedades.

Adicional a estos elementos, en la fertilización del olivar deben estar presentes otros minerales, tales como, el magnesio, boro, calcio, hierro, zinc y manganeso, sin embargo su aplicación debe estar supeditada a un esquema desarrollado en función a las diferentes etapas de la planta, ya que en caso contrario puede llegar a tener un efecto adverso.

Finalmente, es importante entender que la capacidad de absorción de nutrientes de un olivar se activa cuando la planta posee una gran cantidad de hojas jóvenes, y además existe una temperatura moderada con un alto grado de humedad.

Desde Agrocentro ponemos a tu disposición nuestro servicio de asesoramiento especializado y con contribuir a conseguir las mejores condiciones en el cultivo, y un equilibrio óptimo de nutrientes en el suelo y en el árbol, buscando maximizar el rendimiento del cultivo determinando cuáles son las actuaciones adecuadas en cada momento preciso, además de optimizar el empleo de insumos para evitar gastos superfluos o innecesarios.

Si quieres más información puedes ponerte en contacto con nosotros:

953 350 993 | www.agrosantiagocobo.com/

09 Dic 2021
nuevo_reglamento_reto

Nuevo reglamento «RETO» (Registro Electrónico de Transacciones y Operaciones)

El nuevo reglamento RETO ha sido recientemente aprobado. Se trata de un nueve registro en el que se consignan todos las transacciones  de compra de productos fitosanitarios que se utilizan en los tratamientos llevamos a cabo en un cultivo determinado, y hoy en día es un requisito indispensable en la agricultura profesional. En AgroCentro Santiago Cobo hemos adaptado nuestros procesos para cumplir con esta nueva exigencia. Por ello nuestros clientes no tendrán que preocuparse ya que todas las transacciones de compra de productos fitosanitarios que realicen en nuestros establecimientos, serán convenientemente registradas en la plataforma de la administración.

 

Para ello contamos con las herramientas que nos permiten llevar un control y un seguimiento de toda la información relacionada con la aplicación y el uso de fitosanitarios en los cultivos de una manera sistemática y automatizada.

Seguimos avanzando en el cumplimiento normativo, contribuyendo a una mayor sostenibilidad y cuidado del medio ambiente. 

Si quiere acceder a toda la información detallada, pulse aquí. (Link a la info oficial detallada a continuación) 

Para más información no dude en contactarnos

 

“RETO” es el acrónimo de “Registro Electrónico de Transacciones y Operaciones”, y básicamente es una aplicación informática desarrollada por el Ministerio de agricultura, Pesca y Alimentación de España, en concordancia con el artículo 15 del Real Decreto 285/2021 y del artículo 25 del Real Decreto 1311/2012, y cuya finalidad es la de crear una marco regulatorio que promueva el uso sostenible de todos los productos fitosanitario dentro del territorio español.

 

En general, el Registro Electrónico de Transacciones y Operaciones (RETO) está diseñado para recopilar y organizar toda la información relacionada a la cadena de suministro de los productos fitosanitarios del país, además de esto, la aplicación permitirá desarrollar diferentes sistemas de gestión para apoyar a los usuarios.

 

¿Cómo acceder a RETO?

 

Para poder utilizar RETO, el usuario deberá estar inscrito en “ROPO” o Registro Oficial de Productores y Operadores de Productos Fitosanitarios y cuya normativa se encuentra establecida en el capítulo X del Real Decreto 1311/2012. Luego de esto, el usuario podrá ingresar al Registro Electrónico de Transacciones y Operaciones.

 

¿Quiénes deben registrarse en RETO?

 

Según lo establece la nueva normativa, todas las empresas que hacen vida activa en la producción, distribución, comercialización y aplicación de cualquier producto fitosanitario, deberán inscribirse en el Registro Electrónico de Transacciones y Operaciones.

 

¿Cómo se hace el registro en RETO?

 

Para poder registrase en RETO, los usuarios deberán ingresar a la página del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España, a través del siguiente enlace: https://www.mapa.gob.es/es/agricultura/temas/sanidad-vegetal/productos-fitosanitarios/reto/, para hacerlo primero deberán estar inscrito en el Registro Oficial de Productores y Operadores de Productos Fitosanitarios (ROPO).

 

Dentro del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación existe una Subdirección General llamada Sanidad e Higiene Vegetal y Forestal, quien es la responsable directa del Registro Electrónico de Transacciones y Operaciones. Esta dependencia ha desarrollado un manual para la grabación de las transacciones en RETO, donde se detallan los datos a suministrar, y al cual podrá acceder a través del siguiente enlace: https://servicio.mapama.gob.es/reto/Docs/Seminario.pdf.

 

¿Quiénes pueden acceder a RETO y cuáles son sus perfiles?

 

Para acceder a RETO las empresas deberán autorizar a una persona para que pueda ingresar a la plataforma por medio de un usuario y una contraseña, o mediante un certificado digital expedido durante el proceso de registro en la aplicación.

 

Adicionalmente, en el Registro Electrónico de Transacciones y Operaciones existen tres niveles de acceso categorizado según sus roles o perfil. En primer lugar tenemos al perfil “Administrador”, que está dedicado exclusivamente a los representantes del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, así mismo se encuentra el perfil “Consulta” dedicado a las Comunidades Autónomas, y por último nos encontramos con el perfil “Grabador”, dedicado a los usuarios que realizan las grabaciones.

 

¿Cuáles transacciones hay que grabar y cómo se hace este proceso?

 

Todo movimiento o transacción relacionada con un producto fitosanitario, tales como compra, venta, almacenaje, traslado, distribución, envío o aplicación, deberán grabarse en RETO.

 

Para hacer esto, el sistema RETO nos muestra tres opciones, en primer lugar “Compra en España”, dedicada a las operaciones entre 2 o más empresas suministradoras. Por otra lado se encuentra la sección “Venta en España”, en donde se registran las ventas entre una empresa de tratamiento y un determinado usuario.

 

Finalmente, tenemos la opción de “Retirada por gestor de residuo”, diseñada para grabar las entregas de mercancía a un gestor particular, o cuando ocurra una inconsistencia numérica en los inventarios producto de un robo o algún tipo de error.

 

Ya se ha publicado en el BOE la normativa de Registro Electrónico de Transacciones y Operaciones, más conocida como RETO.

 

El objetivo es conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios para garantizar la seguridad de las personas y el medioambiente. Se trata de un registro electrónico de transacciones de fitosanitarios que anteriormente se gestionaba mediante el informe oficial.

Un cambio que afecta a todas las empresas del sector.

10 Nov 2021
cuidado-olivar-otoño

Consejos para el cuidado del Olivar en Otoño

Durante el otoño se suelen vivir cambios climáticos progresivos, como por ejemplo, bruscas bajadas de temperatura que dan lugar a frecuentes heladas. Por ello, es necesario ser cautelosos y darle a nuestros olivos la atención que merecen.

El olivo suele ser un árbol capaz de adaptarse a distintas variantes tanto en el clima como en el suelo. Con la llegada del otoño empiezan a manifestarse suaves temperaturas que favorecen al crecimiento del olivo, por lo que es muy común, que comience a producirse el nacimiento de algunos brotes.

Desde Agrocentro Santiago Cobo os damos algunos consejos para el cuidado del Olivar en Otoño que garanticen su óptimo rendimiento.

Tratamiento de Preemergencia con Herbicidas para el Olivo

Esta práctica lleva muchísimos años realizándose. Los herbicidas de preemergencia se utilizan para eliminar la competencia por el agua de las malas hierbas contra el olivo, y para mantener el ruedo limpio de malas hierbas que afecten negativamente a la recolección.

Es de gran importancia elegir el herbicida correcto para evitar ciertos riesgos de los que el olivo no está exento al utilizar este tipo de producto. En Agrocentro Santiago Cobo ponemos a tu disposición los mejores herbicidas para mantener a tu olivo libre de malas hierbas.

Tratamientos con Fungicidas Cúpricos para el Olivo

Los fungicidas cúpricos se utilizan para evitar enfermedades fúngicas. El control de este tipo de enfermedades producidas por hongos y fungicidas sistémicos es de vital importancia para la vida del olivar. 

Para este tipo de tratamiento preventivo es crucial elegir correctamente el momento de su aplicación. Una aplicación debe ser realizada al comienzo del otoño y otra a finales del invierno o principios de la primavera para asegurar la prevención de este tipo de enfermedades. En nuestro Agrocentro podrás encontrar el fungicida perfecto para garantizar la salud de tu olivar. 

Seguimiento de la evolución de la Mosca del Olivo 

La Mosca del Olivo es una de las plagas más relevantes del olivar. En los últimos años se está agravando esta problemática debido a la intensificación y ciertas técnicas de cultivo que promueven un medio idóneo para su proliferación. 

Sus larvas se alimentan del fruto del olivo, las aceitunas. Sus ataques son más frecuentes en zonas húmedas y frescas, y menos comunes en zonas geográficas con veranos calurosos y secos. Por ello, debemos saber que la duración e intensidad de esta plaga dependen en gran medida de las condiciones climáticas y agronómicas de cada cultivo.

Agrocentro Santiago Cobo: Tu Olivar en las mejores manos

Nuestra larga trayectoria en el mundo del olivo nos convierte en el mejor aliado a lo largo de todo el proceso de cultivo, desde el planteamiento inicial hasta la postcosecha y la preparación para la siguiente campaña.

Para quienes el olivo tiene tanto protagonismo, la elección de productos de marcas líderes y servicios especializados se convierte en una prioridad que no admite excusas ni retrasos. 

Ponte en contacto con nosotros rellenando el formulario en nuestra web. Tu mensaje será tramitado automáticamente a uno de nuestros profesionales. Nos pondremos en contacto contigo con la mayor brevedad posible para resolver cualquier consulta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Chatear con Dr. Olivo
AgroCentro Santiago Cobo
Hola soy Olibot!
¿En qué podemos ayudarte?