Después de un año lleno de dificultades, debido entre otras cosas a la climatología y al incremento en costes de productos fitosanitarios, abonos, fertilizantes y resto de insumos, ha llegado el momento de la recolección en el olivar. Esta etapa es la más esperada para los agricultores, quienes ven hecho realidad el esfuerzo de todo el año.

El principal objetivo, es maximizar la producción y obtener la mayor cantidad de aceitunas por árbol. Para lograrlo, es necesario realizar los trabajos y cuidados adecuados, aportando una adecuada nutrición con abonos y nutrientes de la mejor calidad, así como el respectivo control de plagas con productos fitosanitarios de primera línea.

Por otro lado, cuando llega la hora de recoger la aceituna, existen diferentes elementos a considerar para garantizar la calidad del producto final, como por ejemplo, la técnica de recogida, la experiencia de los recolectores, el estado de madurez del fruto, la correcta manipulación y el transporte hasta la almazara.

Cada uno de estos factores, nos permiten minimizar la degradación natural que ocurre en la aceituna durante el proceso de recolección, dando como resultado un producto premium que mantiene sus propiedades organolépticas intactas.

¿Cómo es el proceso de recolección en el olivar?

La recolección de la aceituna en el olivar dependerá del tipo de plantación y su extensión, es decir, si es intensivo, tradicional o superintensivo. Las plantaciones intensivas y superintensivas poseen un grado de automatización superior al método tradicional, ya que su objetivo fundamental es obtener la mayor cantidad de producción utilizando poca mano de obra.

De esta manera, los cultivos intensivos y superintensivos promueven la incorporación de maquinaria agrícola diseñada para este propósito, como por ejemplo, cosechadoras, vibradores, recogedoras, cargador de mallas, aspiradoras, sopladoras, entre otras.

Por otra parte, los cultivos más pequeños o tradicionales, no contemplan el uso de esta clase de máquinas, y por consiguiente la mayor parte del trabajo se hace de forma manual y con pequeña maquinaria, utilizando para ello, mallas, vareadores de mano, rastrillos, recogedores, mantillas y espuertas.

¿Cuáles son los principales métodos para la recolección en el olivar?

Actualmente existen cuatro métodos básicos para recoger la aceituna del olivar, y estos son, el ordeño, el vareo, la vibración y la recogida del suelo, a continuación te explicaremos brevemente cada uno de ellos:

El ordeño

Este proceso se realiza de forma manual, y básicamente consiste en arrancar la fruta directamente de las ramas de los árboles una por una, por lo general las aceitunas cosechadas de esta manera se dedican para ser consumidas como aceitunas de mesa.

El vareo

El vareo consiste en golpear las ramas del olivo con una vara de madera o fibra, de esta forma las aceitunas caen al suelo o sobre una malla para su posterior recolección. Como es lógico imaginar, la eficiencia del vareo es muy superior al ordeño.

La vibración

Esta técnica consiste en hacer vibrar al árbol de olivo con vibradores motorizados de alta potencia, con estos equipos es posible agitar las ramas intensamente para que caigan las aceitunas.

La recogida del suelo

Por último tenemos la recogida del suelo, en la que se toma el fruto directamente de la tierra cuando ha caído producto de su maduración natural. Aquí es importante tener en cuenta que al caer, la aceituna pierde cualidades ya que se ensucia y golpea, por lo que hay que lavarla antes de su procesamiento.

Síguenos en las RRSS

Además si quieres ponerte en contacto con nosotros puedes rellenar nuestro formulario y nos pondremos en contacto