Después del cuajado de la aceituna, el fruto del olivo entra en una fase de crecimiento y maduración, que por lo general, corresponde a los meses de agosto y septiembre. Durante esta etapa, el fruto comienza a crecer y el hueso se endurece, por ello debemos protegerlo contra el ataque de los insectos, aplicar nutrientes ricos en fósforo y potasio, y hacer una poda selectiva denominada “desvaretar”.

¿Qué es y cómo desvaretar el olivo?

Cuando el árbol del olivo entra en la etapa de crecimiento del fruto, comienzan a brotar nuevas ramas en su tronco llamadas “varetas”. Biológicamente, estas varetas cumplen una función de protección contra el fuerte sol del verano, sin embargo, ocasionan un efecto negativo en la producción de la aceituna, y por ello deben ser controladas mediante la poda.

La aparición de estas varetas está fuertemente influenciada por varios factores, como por ejemplo, una poda excesiva en la parte superior del árbol durante la época de frio, abundantes precipitaciones en el año y el tipo de suelo en el que está sembrada la planta.

Sea cual sea la razón por la cual aparezcan las varetas, es necesario eliminarlas por completo, ya que ellas tienden a crecer y a desviar la savia de las ramas principales hacia ellas, ocasionando una merma significativa en el aporte nutricional del fruto ubicado a mayor altura.

A este proceso de poda selectiva se le denomina desvaretar, es decir eliminar las varetas, y se debe hacer todos los años en los meses de agosto y septiembre. Por lo general, esta poda se hace de forma manual, esto quiere decir que una persona, o un grupo de ellas, van de árbol en árbol con algún elemento cortante para eliminar las ramas no deseadas de la planta.

Otras técnicas de desvaretado

Otra técnica de desvaretado es la química. Está generando gran interés en los últimos años por algunas de las ventajas que ofrece frente a la técnica tradicional, y se trata de emplear un herbicida para matar las varetas.

El desvaretado químico ofrece la mejor relación resultados frente a costes debido a que reduce la mano de obra requerida para llevar a cabo este mantenimiento del olivo, y sobre todo evita heridas que son un punto importante de contagio y donde las herramientas de corte contribuyen a un posible contagio. Esta técnica ocasiona también una disminución progresiva de la aparición de varetas en próximas temporadas. Es muy importante usar siempre herbicidas y productos exclusivamente autorizados para tal fin con el objetivo de asegurar el cumplimiento normativo vigente.

 

El momento para comenzar a desvaretar de forma tradicional se recomienda hacerlo cuando la gran mayoría de las varetas hayan brotado y cuando el sol comience a disminuir un poco, y esto ocurre al finalizar agosto y en el mes de septiembre. En cuanto al procedimiento químico, es aplicable en la misma época pero no conviene retrasarlo demasiado ya que su eficacia disminuye.

Controlando la plaga del olivar en los meses de agosto y septiembre

En agosto y septiembre la aceituna ha crecido lo suficiente para que algunas plagas, como la mosca del olivo, la ataquen y se alimenten de ella. Por esta razón, es muy importante controlar este tipo de insectos que pueden llegar a perjudicar seriamente la producción del olivar.

La mosca del olivo es un díptero de color marrón y placas blancas que ataca la fruta en su estado de crecimiento, afectando seriamente la producción y la calidad final del aceite. Por lo general, esta mosca coloca un huevo en cada aceituna que se alimentará de la fruta en su etapa de crecimiento.

Para controlar este tipo de plaga podremos utilizar trampas biológicas con un tipo especial de cebo que atrae a las moscas. Así mismo podemos utilizar productos químicos como los insecticidas, sin embargo su uso está recomendado cuando la afectación de la plaga supere el 5% del cultivo.

No dude en consultarnos para tener más información acerca de qué productos son aptos para estos cuidados.

Síguenos en INSTAGRAM