15 Jul 2022
El cuidado del olivo en los meses de agosto y septiembre

El cuidado del olivo en los meses de agosto y septiembre

Después del cuajado de la aceituna, el fruto del olivo entra en una fase de crecimiento y maduración, que por lo general, corresponde a los meses de agosto y septiembre. Durante esta etapa, el fruto comienza a crecer y el hueso se endurece, por ello debemos protegerlo contra el ataque de los insectos, aplicar nutrientes ricos en fósforo y potasio, y hacer una poda selectiva denominada “desvaretar”.

¿Qué es y cómo desvaretar el olivo?

Cuando el árbol del olivo entra en la etapa de crecimiento del fruto, comienzan a brotar nuevas ramas en su tronco llamadas “varetas”. Biológicamente, estas varetas cumplen una función de protección contra el fuerte sol del verano, sin embargo, ocasionan un efecto negativo en la producción de la aceituna, y por ello deben ser controladas mediante la poda.

La aparición de estas varetas está fuertemente influenciada por varios factores, como por ejemplo, una poda excesiva en la parte superior del árbol durante la época de frio, abundantes precipitaciones en el año y el tipo de suelo en el que está sembrada la planta.

Sea cual sea la razón por la cual aparezcan las varetas, es necesario eliminarlas por completo, ya que ellas tienden a crecer y a desviar la savia de las ramas principales hacia ellas, ocasionando una merma significativa en el aporte nutricional del fruto ubicado a mayor altura.

A este proceso de poda selectiva se le denomina desvaretar, es decir eliminar las varetas, y se debe hacer todos los años en los meses de agosto y septiembre. Por lo general, esta poda se hace de forma manual, esto quiere decir que una persona, o un grupo de ellas, van de árbol en árbol con algún elemento cortante para eliminar las ramas no deseadas de la planta.

Otras técnicas de desvaretado

Otra técnica de desvaretado es la química. Está generando gran interés en los últimos años por algunas de las ventajas que ofrece frente a la técnica tradicional, y se trata de emplear un herbicida para matar las varetas.

El desvaretado químico ofrece la mejor relación resultados frente a costes debido a que reduce la mano de obra requerida para llevar a cabo este mantenimiento del olivo, y sobre todo evita heridas que son un punto importante de contagio y donde las herramientas de corte contribuyen a un posible contagio. Esta técnica ocasiona también una disminución progresiva de la aparición de varetas en próximas temporadas. Es muy importante usar siempre herbicidas y productos exclusivamente autorizados para tal fin con el objetivo de asegurar el cumplimiento normativo vigente.

 

El momento para comenzar a desvaretar de forma tradicional se recomienda hacerlo cuando la gran mayoría de las varetas hayan brotado y cuando el sol comience a disminuir un poco, y esto ocurre al finalizar agosto y en el mes de septiembre. En cuanto al procedimiento químico, es aplicable en la misma época pero no conviene retrasarlo demasiado ya que su eficacia disminuye.

Controlando la plaga del olivar en los meses de agosto y septiembre

En agosto y septiembre la aceituna ha crecido lo suficiente para que algunas plagas, como la mosca del olivo, la ataquen y se alimenten de ella. Por esta razón, es muy importante controlar este tipo de insectos que pueden llegar a perjudicar seriamente la producción del olivar.

La mosca del olivo es un díptero de color marrón y placas blancas que ataca la fruta en su estado de crecimiento, afectando seriamente la producción y la calidad final del aceite. Por lo general, esta mosca coloca un huevo en cada aceituna que se alimentará de la fruta en su etapa de crecimiento.

Para controlar este tipo de plaga podremos utilizar trampas biológicas con un tipo especial de cebo que atrae a las moscas. Así mismo podemos utilizar productos químicos como los insecticidas, sin embargo su uso está recomendado cuando la afectación de la plaga supere el 5% del cultivo.

No dude en consultarnos para tener más información acerca de qué productos son aptos para estos cuidados.

Síguenos en INSTAGRAM

23 Jun 2022
cuajado de la aceituna

Junio y Julio: El cuajado de las aceituna

El olivo, al igual que otras plantaciones frutícolas, posee ciclos biológicos donde se desarrollan las diferentes etapas de crecimiento y maduración del fruto. En este sentido, durante los meses de junio y julio, ocurre el denominado “cuajado de la aceituna”, que básicamente es un estado fenológico posterior a la floración y fecundación, caracterizado por la caída de los pétalos de la flor y la reproducción celular dentro de la pequeña pulpa.

Esta etapa del desarrollo es crítica, ya que comienza la aparición de un pequeño e incipiente fruto que amerita cuidados especiales para su posterior crecimiento. Durante la fase del cuajado del olivo, una temperatura moderada es el escenario más favorable, cierta reserva y aplicación de agua, y una equilibrada cantidad de nutrientes, son factores claves para garantizar el sano desarrollo de la aceituna.

Recomendaciones para mejorar la etapa del cuajado

Cuando el olivo comienza su etapa de cuajado es muy importante reforzar el aporte nutricional a la planta mediante un proceso de fertilización foliar que incluya todos los elementos nutricionales, y de esta forma garantizar el normal crecimiento del fruto.

En este aspecto, el uso de productos ricos en microelementos, como por ejemplo, el hierro, nitrógeno, boro y zinc, favorecerán la adecuada formación del fruto. Además, recordemos que el olivo se caracteriza por responder eficientemente al abono foliar, sobre todo cuando las temperaturas no son muy altas, la humedad es elevada y existe una buena cantidad de hojas jóvenes.

Cuando observamos los elementos que maximizan la eficiencia de la fertilización foliar, nos damos cuenta que corresponden a los meses comprendidos entre abril y julio, por esta razón, los momentos para realizar aplicaciones foliares van de la mano con los factores climatológicos o ambientales, así como también por los aspectos biológicos de la planta, en la que coinciden las etapas de floración, cuajado y maduración del fruto.

En este punto es importante resaltar, que los procesos de fertilización foliar son un complemento a otros como la fertilización del suelo, ya que ambos se consideran actividades complementarias y no excluyentes. De esta manera, la nutrición del olivar se verá reforzada con la aplicación de nutrientes, tanto en las hojas como en la tierra.

Por otra parte, también es recomendable hacer un análisis físico químico del suelo cada cierto tiempo, para determinar las condiciones del mismo, y con ello poder ajustar la composición de los fertilizantes y abonos.

Continuar con la campaña del control de plagas

Durante los meses de junio y julio, cuando la aceituna comienza a cuajar, hay que mantenerse atento con el control de posibles plagas, como polilla, prays del olivo u otras, ya que sus efectos pueden llegar a ser devastadores si no la controlamos a tiempo.

En caso de apreciar la aparición de algunos insectos u otro tipo de signos en las hojas, no dude en en contactar con su técnico, o empresa de confianza que pueda ayudarle a determinar a identificar y remediar la situación.

AGROCENTRO

¡Síguenos en Instagram!

14 Jun 2022
cuida tus jardines y piscina

Cuidados para el jardín en verano, y productos para el cuidado de piscina

Cuando llega el verano, las plantas y jardines se resienten por el exceso de calor y la falta de humedad, por ello es muy importante tomar en consideración una serie de recomendaciones que te permitirán cuidar los espacios verdes en tu hogar o parcela de recreo.

Por otra parte, mientras el sol hace de las suyas, el verano es el momento perfecto para disfrutar de una piscina compartiendo un tiempo de diversión con nuestros familiares y amigos; pero si queremos que la estancia sea placentera, debemos mantener en óptimas condiciones el agua. 

Para lograr esto, en el mercado podemos encontrar una gran variedad de herramientas, equipos y productos que nos permitirán adecuar las condiciones físico químicas de la piscina, y de esta forma mantenerla operativa por mucho tiempo.

Cuidando el jardín en el verano

Durante el verano, el exceso de sol y calor ocasionan cambios en el suelo que pueden afectar el sano crecimiento de las plantas, por esta razón es importante que lo enriquezcamos utilizando compost, abono o cualquier otro mejorador de suelo.

En este sentido, podemos remover un poco de la tierra antigua y combinarla con estos productos enriquecedores que nos permitirán mejorar las condiciones físicas y biológicas de las plantas en el jardín.

Así mismo, es importante colocar una capa de “compo” sobre la tierra, ya que esta permitirá una mayor retención del agua en la superficie y una menor tasa de evaporación. Además, el compo aportará nutrientes al suelo y evitará la proliferación de hierbas no deseadas.

Otro elemento a considerar para el cuidado del jardín durante el verano es su riego oportuno. En este aspecto, es importante regar el jardín, pero sobre todo, hacerlo temprano en la mañana antes que el sol brille con toda su intensidad, o al final del día. De esta forma las plantas aprovecharán mucho mejor el agua, y al mismo tiempo, evitaremos la excesiva evaporación.

Aunado a lo anterior, el cuidado del jardín en el verano incluye la eliminación de la denominada “mala hierba”, es decir de aquellas plantas que nacen espontáneamente y que afectan la estética y el normal crecimiento de las plantas decorativas.

Pero no solo hay que cuidar el jardín de la mala hierba, adicionalmente es fundamental combatir los insectos y las diferentes plagas que se multiplican en el verano, como por ejemplo, los pulgones, las moscas blancas, la roya, la cochinilla, entre otros.

Productos para el cuidado de la piscina

Mantener una piscina amerita trabajo y una variedad de productos que garantizan la sanidad del agua. A continuación mencionaremos algunos de ellos:

  • Cloro: ya sea como dicloro, tricloro o hipoclorito. Estos elementos, se pueden conseguir en forma granulada, en pastilla o en estado líquido, y son esenciales para desinfectar el agua de una piscina.
  • Floculantes: actúa aglutinando los sólidos que están en suspensión sobre el agua, ayudando a retener las partículas más pequeñas agrupándose así en copos o escamas que se asientan en el fondo. Como resultado, se forma un “depósito” de suciedad que puede ser filtrado fácilmente por los sistemas de la piscina.
  • Alguicidas: como su nombre lo sugiere, estos productos previenen la aparición de algas en el agua.

En AgroCentro Santiago Cobo contamos con amplia variedad en productos y marcas de reconocida eficacia para el cuidado de tu jardín, así como productos para mantener en óptimas condiciones tu piscina. Llámanos o visita nuestra página web para obtener más información acerca de los diferentes productos y servicios disponibles para ti.

25 May 2022

AgroCentro Santiago Cobo, productos y servicios al olivar

Desde sus inicios en el año 1983, como proveedor de servicios y productos fitosanitarios para el cultivo del olivar, huerto y jardín, AgroCentro Santiago Cobo no ha dejado de esforzarse para llegar a convertirse en un referente en el sector, ofreciendo productos de las principales marcas líderes en el sector, y destacando su firme compromiso con los agricultores de la localidad y comarca.

AgroCentro Santiago Cobo trabaja para ganarse la confianza de las personas y empresas que trabajan día a día en sus cultivos. Entre sus principios básicos se encuentran la orientación al cliente, compromiso con los mismos, y vocación de atención personalizada.

Los mejores productos a su alcance en AgroCentro Santiago Cobo

Dentro de la oferta de productos, encontrará amplia variedad para conseguir los mejores tratamientos fitosanitarios que ayuden a rentabilizar su inversión,  abonos foliares, insecticidas, herbicidas y fungicidas, además de esto, cuenta con una amplia gama de nutrientes para aplicación foliar, así como abonos y fertilizantes de las mejores marcas.

AgroCentro Santiago Cobo cuenta en su oferta, con otros productos que se utilizan en la actividad agrícola, como por ejemplo, aceites para motor a gasolina, aceites para dirección hidráulica de maquinaria, aceites para motosierras, pellet para  calefacción de calderas y estufas, herramientas para el cuidado de su huerto, semillas certificadas, sustratos vegetales para plantas y utensilios para la poda y la recolección de aceituna.

Además de esto, también encontrarás artículos para el cuidado del jardín, productos para mantenimiento de piscinas, artículos para protección personal, como guantes, botas, fundas y mascarillas, pulverizadores manuales y eléctricos, accesorios para pequeña maquinaria agrícola, recogedores, mantos para recolección, espuertas, vara de fibra, entre otros.

Servicios que ofrece AgroCentro Santiago Cobo

AgroCentro Santiago Cobo pone a disposición de sus clientes servicios enfocados en el asesoramiento especializado para optimizar la producción de los cultivos, equilibrar el aporte de nutrientes y optimizar la utilización de productos e insumos.

Con este objetivo, le ofrece asesoramiento personalizado y seguimiento con el objetivo de fortalecer el trabajo diario que conlleva el cuidado agrícola. Entre estos cabe destacar, la posibilidad de analizar los índices de NPK en suelo, análisis de suelo o de hoja (foliares).

Por otra parte, AgroCentro Santiago Cobo realizamos estudios de indicadores de vegetación mediante técnicas de teledetección por satélite, o dron, y la posibilidad de monitorizar continuamente determinados parámetros del olivar mediante sensores.  Con los datos recopilados, los técnicos elaborarán las recomendaciones para optimizar los tratamientos y cuidados para su cultivo en particular.

Con el objetivo de facilitar a nuestros clientes las tareas relacionadas con el cumplimiento normativo establecido, nos podemos encargar de mantener y  actualizar el cuaderno de campo, que incluye los datos generales, las parcelas cultivadas, las fechas y productos fitosanitarios utilizados.

AgroCentro Santiago Cobo se pone a su disposición para ayudarle a hacer un  seguimiento de su finca, ya sea de forma puntual o continuado, y de esta forma elaborar un plan de acción que incluyan las acciones y recomendaciones para mejorar la productividad de sus cultivos.

10 May 2022
Calculadora para el tratamiento del olivar

Calculadora para el tratamiento del olivar

Los procesos de fertilización, abono y de tratamiento fitosanitario son indispensables para garantizar un buen rendimiento del olivar. En este sentido, resulta fundamental contar con herramientas adecuadas que maximicen la eficiencia del aporte de nutrientes en la plantación.

Por esta razón, en nuestra estrategia tecnológica para aportar valor al desarrollo de la actividad agrícola, hemos creado una herramienta para ayudarle en la toma de decisiones a la hora de elegir sus tratamientos, se trata de la calculadora de tratamientos del olivar.

¿Qué es una calculadora para el tratamiento del olivar?

Una calculadora de tratamientos para olivar es una herramienta digital que nos permite conocer de forma rápida, diferentes formulaciones que ayuden a sus olivos de acuerdo a diversos parámetros técnicos, como lo son, el tipo de tratamiento a recibir, ya sea el correspondiente al otoño o a primavera, y la capacidad del equipo de aplicación (cuba).

Al introducir esta información en la calculadora obtendremos como resultado varias propuestas o alternativas para realizar el tratamiento del olivar, en la cual se indican la composición de productos recomendados, y las cantidades de nitrógeno, fósforo, potasio y microelementos, así como la formulación de aminoácidos libres más nitrógeno y materia orgánica.

Dentro de los resultados de la calculadora para el tratamiento del olivar se establecen con claridad el tipo de producto, la dosis requerida por cada 1000 litros, el precio referido por cada kilogramo o litro, la cantidad necesaria, el número de envases del producto, el precio del tratamiento y el precio final de compra.

Así mismo, las diferentes alternativas se muestran en tablas sencillas de entender con todas las especificaciones necesarias referidas a un tratamiento en particular. Por otra parte, el sistema presenta unos gráficos ilustrativos donde se puede apreciar una comparación del importe del tratamiento versus el importe de compra para cada una de las propuestas que arroja la calculadora.

Con toda esta información, el usuario tendrá la capacidad de seleccionar el tratamiento que mejor se adapte a sus necesidades particulares, y de esta manera maximizar la eficiencia productiva del olivar, manteniendo una relación de gastos totalmente controlada.

¿Por qué es importante realizar tratamiento al olivar?

Para nadie es un secreto que el rendimiento de un cultivo está directamente relacionado con el aporte de nutrientes realizados a través de los tratamientos fitosanitarios y de fertilización que el mismo reciba a lo largo de su desarrollo. En este sentido, podemos afirmar que dicho proceso, representa una clara ventaja competitiva en el cultivo del olivar, ya que incrementa la masa foliar, aumenta la cantidad y el tamaño de la aceituna y maximiza el rendimiento graso de la fruta.

Así mismo, un adecuado tratamiento del olivar, permite incrementar significativamente la resistencia de la planta a los cambios meteorológicos y al ataque de plagas, hongos e insectos que puedan perjudicar el normal crecimiento de la planta.

Conscientes de esta realidad, en AgroCentro Santiago Cobo hemos desarrollado una herramienta única en el mercado para que puedas planificar el tratamiento más adecuado a tu olivar en función a tus necesidades particulares. Si deseas más información al respecto, no dudes en contactarnos a través de nuestro número telefónico 953 350 993, o utilizando el formulario de contacto en la página web.

28 Abr 2022

Cuidados del olivo durante los meses de abril y mayo

El olivo es una planta capaz de resistir los cambios climatológicos ocurridos durante las cuatro estaciones del año, sin embargo, es fundamental que después de cada una de ellas nos ocupemos de su cuidado, muy especialmente al iniciar la primavera.

Es importante aclarar que en el hemisferio norte, que es donde normalmente se produce el olivo en grandes cantidades, el invierno termina a mediados del mes de marzo, fecha para la cual, las yemas de la flor del olivar ya se han engrosado lo suficiente como para formar el denominado botón floral.

En esta fase del proceso de producción del olivar es indispensable aplicar productos fitosanitarios que nos permitan el control de la Prays oleae o Polilla del olivo, que es una plaga muy común en las plantas oleáceas como el olivo. Si esto no se hace, corremos el riesgo de que la próxima cosecha pueda ser mermada, ya que esta polilla se alimenta de las hojas, de la flor y del fruto, dependiendo de su fase de desarrollo.

Por otro lado, a inicio del mes de abril, debe reforzarse la aplicación de nutrientes como el nitrógeno, fósforo, boro y potasio, ya que estos constituyen una de las principales fuentes de energía en la planta para la producción de nuevas hojas, así como del proceso de floración.

Con la entrada de la primavera, en los meses de abril y mayo, el olivar continúa su proceso natural de consolidación del racimo y ocurre el hinchamiento del botón floral con la posterior aparición de las primeras flores, por esta razón es muy importante continuar con la campaña de aportes de macronutrientes que refuercen las campañas de fertilización anterior.

En esta etapa del cultivo, hay que hacer hincapié en el suministro foliar de nutrientes altos en fósforo, ya que estos estimulan a la planta para el cuajado del fruto. Así mismo, es importante continuar con el control de las plagas típicas del olivo, como lo son la Prays oleae, la mosca del olivo, la cochinilla, el Barrenillo, el Repilo y el Algodoncillo del olivo.

Todas las plagas mencionadas anteriormente ocasionan algún tipo de daño a la planta del olivo, sin embargo hay una en particular que produce efectos muy nocivos en los cultivos, se trata del Repilo. Este insecto ocasiona defoliación, o caída de las hojas a gran escala, por esta razón, es fundamental utilizar compuestos que nos permitan el control efectivo de esta y otras enfermedades, sobre todo al inicio de la primavera y antes de que comiencen las lluvias.

Uno de los productos más utilizados para el control de enfermedades causadas por hongos y bacterias en el olivar es el cobre. A estos compuestos se les llama fungicidas y están formulados específicamente para eliminar y controlar la aparición de plagas como las del Repilo del olivo.

La aplicación de estos productos se realiza de manera foliar, es decir sobre las hojas, ya que se ha demostrado que el cobre forma una capa protectora que protege efectivamente a la planta contra el ataque de diferentes plagas.

Finalmente, debemos recalcar la importancia de suministrar al olivo productos nutritivos altos en fósforo, potasio, nitrógeno y boro, ya que estos influyen de forma significativa en el sano crecimiento de la planta, así como en la consolidación del racimo y la producción del fruto.

En este sentido, la aplicación de estos macronutrientes tendrá un impacto directo en la densidad floral y en la cantidad de frutos que produce la planta. Así mismo, incrementarán el desarrollo de las raíces, estimularán la maduración del fruto, potenciarán la resistencia del árbol para enfrentarse a condiciones climatológicas adversas y favorecerán la actividad bacteriana involucrada en la fijación del nitrógeno.

En AgroCentro Santiago Cobo ponemos a disposición de nuestros clientes los mejores productos para el cuidado del olivo, incluyendo fertilizantes, abonos foliares, fungicidas, herbicidas, insecticidas y todos los accesorios necesarios para la siembra, el cultivo y la producción del olivar.

15 Abr 2022

Cuidados del olivo después del invierno

Para cuidar el olivar, prevenir enfermedades y obtener una cosecha homogénea cada campaña, es fundamental llevar a cabo un buen calendario de labores que paute cuales son los momentos óptimos para realizar cuidados al olivo y cuáles son los momentos en los que hay que tener cierta precaución para evitar daños innecesarios. 

Tras el invierno, después de los meses de enero y febrero en los que se realiza la poda para establecer la estructura idónea en la producción de la campaña siguiente y de que la planta esté en parada vegetativa, es fundamental realizar una serie de tratamientos esenciales para prevenir plagas, enfermedades y obtener una cosecha homogénea y de calidad. 

Estos tratamientos “preparatorios” se aplican en una fase temprana, y tienen como finalidad adecuar el olivo para que consiga una buena floración además de ayudar en gran medida a paliar el efecto de la vecería propio de este cultivo.

Dependiendo del clima de la zona y de la variedad de árbol, hacia finales del mes de marzo aparecen las yemas que comienzan a salir de su latencia, iniciando su crecimiento hacia nuevos brotes vegetativos o hacia el botón floral, el cual seguirá su desarrollo hasta el racimo.

Por este motivo, los meses claves para aportar al olivo nutrientes esenciales son marzo y abril, en los cuales darán un impulso al crecimiento vegetativo, una buena floración del cultivo y posterior cuajado, asegurando la cosecha del año siguiente. 

Esta aportación de nutrientes ayuda a la estimulación energética complementando las necesidades del olivar y repercutiendo de forma positiva en el rendimiento y la calidad de la cosecha, y a la misma vez, ayudando al árbol a soportar el estrés abiótico al que es sometido, aportando la capacidad de resistencia y recuperación a situaciones límite, ya sea por condiciones climáticas adversas como en momentos críticos de su crecimiento.

En las fases fenológicas, es cuando hay que actuar con ayuda de los bioestimulantes para cubrir las necesidades metabólicas del olivo, ya que se produce un aumento significativo de sus necesidades ante la floración, el cuajado, el engorde de la aceituna o su maduración. En función de la fase fenológica en la que se encuentre el olivo, el bioestimulante debe ser el compañero de otros agentes nutricionales como la glucosa (azúcar), que facilita la asimilación de elementos nutritivos y su transporte por la planta, ya que reducen la presión osmótica, con lo que se mejora su entrada en los tejidos vegetales.

Cabe destacar la importancia de la aplicación de boro en el olivo al inicio de la actividad vegetativa, previo a floración, así como al inicio de la fructificación, con el objetivo de mejorar la calidad del polen y favorecer la polinización.

Algunas de las principales recomendaciones para mejorar el crecimiento vegetativo, así como la floración y el cuajado del fruto en el olivo, son las siguientes:

  • Fungicida, para la prevención de enfermedades fúngicas como el repilo. Dependiendo de las condiciones climatológicas utilizaremos una sustancia activa u otra, variando desde un simple oxicloruro de cobre (distintas concentraciones) hasta un fungicida sistémico. El uso de cobres depositado sobre la hoja del olivo crea una barrera de protección que contribuye a que el cultivo se encuentre protegido cuando se produce la brotación en primavera.
  • Insecticida, si los umbrales de la plaga hacen aconsejable su utilización, y que, en algunos casos, incluso actúan como bioestimulantes para el desarrollo de mecanismos de defensa natural y el sistema inmunitario de las plantas.
  • Abono foliar a base de NPK para favorecer el aporte nutricional del árbol y lograr así un aumento de cosecha por el engorde del fruto y rendimiento del mismo. 
  • Como micronutrientes esenciales y específicos para mejorar la floración y el cuajado de frutos, así como el crecimiento vegetativo tenemos el boro, antes citado, como elemento multifuncional involucrado en el transporte de azúcares, que influye en el crecimiento y la elongación celular, fomenta la formación de aminoácidos y la síntesis de proteínas, y que está directamente relacionado con la calidad del polen y la capacidad de germinación del tubo polínico; y el zinc, cuya función es activadora de enzimas. 

Suponiendo que se ha elaborado un plan de abonado adecuado y se han cubierto las necesidades de NPK, no podemos descuidar otros requerimientos en macronutrientes y micronutrientes como el fósforo, potasio, calcio, magnesio, hierro, manganeso… diseñados para superar momentos de carencia que pueden aparecer durante las distintas etapas de crecimiento del vegetal y que refuerzan la posterior fase de floración.

El uso de soluciones naturales, además de aportar mayor energía al olivo, también contribuye a mantener el equilibrio del ecosistema agrícola, respetando la sostenibilidad y revitalizando el entorno. De la misma manera, contribuye a la puesta a punto del cultivo, y garantizan las condiciones en las que se deja a los árboles y a los terrenos del olivar para futuras campañas.

08 Mar 2022
Aspectos sobre la fertilización del olivar

Aspectos sobre la fertilización del olivar

Según el Diccionario de la Real Academia Española, la fertilización es la “acción y efecto de fertilizar”, y esta última palabra la define como “hacer que la tierra sea fértil o más fértil”. En este sentido, el proceso de fertilización procura restituir o incrementar la cantidad de nutrientes presentes en el suelo, con la finalidad de mejorar el crecimiento y el sano desarrollo de las plantas.

En general, la fertilización debe realizarse de forma periódica, y de esta manera evitar la pérdida de concentración de uno o varios nutrientes, ya que cuando esto ocurre, la planta puede verse afectada severamente, mermando su capacidad de crecimiento y producción.

Así mismo, el exceso de nutrientes o minerales en un sembradío también puede afectar el sano desarrollo de la planta, por lo tanto debe existir un equilibrio entre estos elementos que nos permita corregir las posibles deficiencias o excesos de algún nutriente en particular.

El olivar

Cuando hablamos del olivar, hacemos clara referencia a una superficie de tierra que ha sido utilizada para sembrar la planta del olivo. Un árbol de hojas perennes, tronco grueso, corteza agrietada, de color grisáceo y que puede crecer hasta una altura de entre 4 y 12 metros.

El olivo florece a mediados de año en el hemisferio norte y al finalizar el año en el sur, luego de esto viene una etapa de producción de aproximadamente 4 meses donde la planta produce un pequeño fruto verde y muy oleoso que con la maduración cambia a un tono más oscuro.

Los nutrientes en el olivar

Como es lógico suponer, antes de fertilizar el olivar, es muy importante monitorear el estado nutricional de la plantación, y básicamente esto se realiza con la observación y el análisis foliar durante las etapas fundamentales de la planta a lo largo del año, que incluyen la floración, el brote y la maduración. Durante este proceso podremos observar como es el tamaño, la forma y el color de las hojas, así como también la distribución, color y tamaño del fruto.

De este análisis podemos obtener valiosa información que nos indicará la carencia de uno o más nutrientes; por ejemplo, la carencia de nitrógeno ocasiona un verde amarillento en las hojas del olivo, y además inhibe el crecimiento de sus raíces y de nuevos brotes.

Por otro lado, la deficiencia de potasio se puede apreciar en el marchitamiento precoz de las hojas, estas tiende a decolorarse y ponerse flácidas, sobre todo en días con mucho sol, hasta que finalmente caen, por supuesto con esta clase de deficiencia los nuevos brotes de la planta se ralentizan

Así mismo, la carencia de fósforo ocasiona un cambio de coloración de las hojas que tiende al verde azulado mientras disminuye el crecimiento del tallo. En cuanto al hierro, su déficit ocasiona la denominada clorosis férrica, caracterizada por hojas amarillentas y raíces de color marrón.

Además de lo anterior, también existen otros compuestos muy importantes para el óptimo crecimiento del olivar, como por ejemplo, el fósforo, el calcio, magnesio, zinc y el boro. Cada uno de ellos interviene en un aspecto del desarrollo de la planta del olivo, y por esta razón, es muy importante mantener sus niveles en valores adecuados.

28 Feb 2022
Tratamientos fitosanitarios preventivos en el olivar (2)

Poda del olivar durante el reposo invernal

El árbol del olivo prospera en zonas con climas similares al mediterráneo, es decir, temperaturas invernales lluviosas y templadas con veranos secos y prolongados. En general, el olivo es poco resistente a las temperaturas muy frías, por esta razón, cuando llega el invierno la planta entra en una especie de reposo donde sus funciones básicas se ralentizan.

A este fenómeno se le llama parada o reposo invernal, y básicamente es un sistema de defensa, de este tipo de árboles, que se activa para proteger a la planta de los efectos que pudiesen ocasionar el frío extremo. De esta manera, cuando la temperatura del lugar desciende, el olivo disminuye su actividad metabólica, a tal extremo, que la circulación natural de la savia se detiene.

Cuando esto sucede, el crecimiento del olivo se paraliza y la planta experimenta diversos cambios bioquímicos que le permiten adaptarse eficientemente al frío, produciéndose lo que los expertos en botánica denominan “endurecimiento”.

¿Es conveniente podar el olivo en invierno?

El mejor momento para podar un olivo ocurre cuando la planta posee la menor actividad vegetativa posible, y esto sólo se produce en la época más fría del año, es decir durante el invierno. En los olivares, mientras menos circulación de savia se produzca, mejor será el resultado de la poda, por esta razón es conveniente podar el olivo justo después de la cosecha o recolección del fruto.

En general la cosecha de la oliva se realiza al finalizar el otoño y a principios del invierno, es decir entre los meses de octubre y enero, por ello es muy común podar el árbol a mediados de febrero.

Esta práctica es sumamente importante ya que con ella logramos darle una forma estructural al árbol de olivo, además eliminamos el follaje antiguo y forzamos a la planta para que desarrolle nuevas formas e incremente su volumen en función a los intereses del productor.

La importancia de la poda del olivar durante el reposo invernal

Aunque no lo parezca, la poda durante el reposo invernal es un proceso que puede incrementar significativamente la producción del olivo, sin embargo esta práctica agrícola debe realizarse con criterios técnicos y científicos, como por ejemplo, mantener un adecuado equilibrio entre las hojas de la planta y sus raíces, eliminar las ramas antiguas y dejar las más jóvenes, evitar la alta exposición solar del tronco y ajustar el tipo e intensidad de la poda a la variedad del olivo.

De esta manera, si cumplimos a cabalidad con los criterios adecuados, seremos capaces de aumentar la producción del olivo, controlar mucho mejor las posibles plagas o enfermedades y facilitaremos el proceso de recolección o cosecha del fruto.

Además de esto, la poda del olivar ayuda a iluminar y airear las copas de los árboles, coadyuvando al proceso de fotosíntesis, y con ello al crecimiento y desarrollo de la planta.

Finalmente, con la poda del olivo se consigue un equilibrio entre las funciones vegetativas y productivas de la planta, lo que repercute significativamente en sus índices de producción.

15 Feb 2022

Tratamientos fitosanitarios preventivos en el olivar

Tras la época inviernal, cuando el olivar ya ha sido cosechado y podado, los agricultores realizan una serie de tratamientos fitosanitarios que ayudan a los árboles a mejorar su proceso de crecimiento y desarrollo, así como también a prevenir determinadas enfermedades, como por ejemplo la mosca del olivo, la polilla del olivo y el repilo.

Por lo general estas actividades se realizan a mediados del mes de marzo, y uno de sus objetivos fundamentales es preparar las condiciones para que el olivar crezca y cuaje adecuadamente.

En este sentido, a inicios de la primavera, el olivar comienza con su proceso de floración, para luego dar paso a la formación del racimo, por esta razón los técnicos agrícolas recomiendan la aplicación de productos bioestimulantes que refuercen la calidad de la floración y del cuajado final del fruto.

De esta forma, la atención del olivar después del invierno, no sólo se enmarca en la actividad preventiva contra las posibles plagas o enfermedades, sino que además engloba el suministro de productos que mejoran el metabolismo de la planta, activan los diferentes procesos fisiológicos e incrementan su capacidad de producción.

Plagas y enfermedades típicas del olivar

El olivo es un árbol robusto y resistente, sin embargo, es afectado por una serie de plagas y enfermedades que disminuyen severamente su capacidad de crecimiento, desarrollo y producción, por esta razón, a continuación abordaremos dos de las principales afecciones que caracterizan a un olivar.

El repilo del olivar

El repilo del olivar, conocido científicamente como Spilocaea oleagina, es un hongo que ocasiona manchas muy características en las hojas del olivo, que a la larga produce el deshoje de la planta y por consiguiente la detención brusca de su normal crecimiento y producción.

El signo más característico del repilo es la aparición de manchas circulares de color oscuro en las hojas del olivo que se propagan rápidamente por toda la planta. Una vez asentado, este hongo produce el debilitamiento progresivo de las hojas hasta que finalmente caen al suelo. Cuando esto llega a ocurrir, el árbol sufre un proceso de estancamiento vegetativo que frena su desarrollo.

Para prevenir esta enfermedad se recomienda la aplicación de fungicidas y de compuestos a base de cobre.

Los productos más comunes utilizados para el control del repilo son el oxicloruro de cobre y el sulfato de cobre. El hongo del repilo aumenta sus posibilidades de aparición con la humedad. Se recomienda aplicar estos compuestos después de un periodo intenso de lluvia.

La mosca del olivo

El nombre científico de este insecto es Bactrocera oleae Rossi, pero es conocida popularmente como la mosca del olivo. Esta plaga es muy dañina para un olivar ya que las larvas de la mosca se alimentan del fruto del olivo, ocasionando la destrucción de la producción.

Por otro lado, cuando las larvas de la mosca se introducen en la fruta del olivo, generan las condiciones ideales para el desarrollo de otros hongos y bacterias que descomponen la pulpa del fruto.

Para prevenir y controlar este tipo de plaga se recomienda el uso de insecticidas que actúan sobre el sistema nervioso del insecto, sin embargo también se puede utilizar un control de plagas biológico, con la introducción de especies depredadoras de esta clase de mosca.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies