Los árboles exponen sus enfermedades e infecciones a través de sus hojas. Es necesario recoger, preparar y conservar las muestras recogidas en campo de manera correcta antes de enviarlas al laboratorio, si queremos obtener un diagnóstico exhaustivo. Para mantener un olivar saludable, se recomienda el monitoreo del estado nutricional de los olivos usando la herramienta del análisis foliar.

¿En qué consiste un análisis foliar?

 

El análisis foliar es una herramienta analítica que nos permite conocer el estado nutricional de nuestros olivos. En las plantas, las hojas son el lugar donde se producen los procesos metabólicos, en ellas podemos encontrar los elementos nutricionales que hacen posible que se produzcan estos procesos. 

 

Gracias a conocer la concentración de los elementos nutricionales” podremos entender mejor el comportamiento de los olivos según su estado genealógico. Así, podremos mitigar por ejemplo el efecto de la vecería.

 

Los análisis foliares nos permiten conocer si hay carencias nutricionales asintomáticas. Con ello, podremos conocer también si los niveles de concentración de los elementos nutricionales son bajos, medios o altos. Al mismo tiempo, nos permitirá saber si nuestros olivos han sufrido un estrés hídrico o salino continuado.

 

Gracias al análisis foliar podremos mejorar la producción y calidad de nuestra finca, lo cual repercute en beneficios económicos. Cuando vayamos a efectuar el muestreo, los árboles tendrán que ser representativos, es decir, no tendrán que tener síntomas de virosis u otras alteraciones. 

 

La edad de la hoja es de vital importancia y debe estar bien desarrollada, porque según este aspecto los niveles nutricionales variarán. Por ejemplo, en una hoja joven, los niveles de calcio serán menores que los de una hoja adulta.

 

En el caso de que se haya realizado una aplicación foliar debemos esperar al menos 15 días para asegurarnos de que los nutrientes hayan penetrado dentro de la hoja. A ser posible, limpiaremos las hojas antes de enviarlas al laboratorio. La época de muestreo recomendable es invierno, para planificar la aplicación de abonado y tratamientos, o verano, para seguir la eficacia de los tratamientos realizados, o planificar siguientes trabajos. Es aconsejable realizar el análisis foliar durante esta época porque los niveles de concentración son estables.

 

Cuando tengamos los resultados, podremos ver como los laboratorios nos ofrecen unos baremos que nos ayudarán a la interpretación. Tenemos que tener en cuenta, que muchas veces la interacción entre variedad y patrón, al igual que el agua de riego, afectarán a los resultados de los análisis. En este caso, sería muy oportuno tener la ayuda de un equipo técnico para interpretar los resultados. 

 

Es aconsejable realizar una interpretación del análisis de manera conjunta, de esta manera conseguiremos detectar posibles antagonismos, como puede ser el caso de un exceso de aportación de nitrógeno, que puede provocar carencias de potasio y cobre. 

 

Recomendamos también, que cuando pidamos el análisis obtengamos los resultados de elementos fitotóxicos como pueden ser el sodio y los cloruros. Los cloruros en exceso provocan una carencia de nitrógeno y el sodio en exceso provoca una carencia de potasio.

 

Para completar el análisis foliar, aconsejamos efectuar otro de suelo, de esta manera obtendremos una visión mucho más completa del estado de nuestra explotación. 

AgroCentro Santiago Cobo, los mejores productos y servicios especializados para el olivar

 

Tanto si eres un agricultor olivarero consolidado, como si el panorama del olivo es nuevo para ti, contamos con la más amplia gama de productos dedicados al cuidado y tratamiento del olivar:  

 

  • Servicio de laboratorio para análisis foliares
  • Medición de valores NPK en suelo
  • Abonos foliares 
  • Fertilizantes
  • Fungicidas
  • Herbicidas
  • Insecticidas

 

Contacta con nosotros para más información, y si quieres recibir novedades sobre el sector y nuestros productos, únete a nuestra lista de distribución.