Después del verano y meses donde la lluvia es escasa en nuestros olivares, la lluvia es más que bienvenida por eso también es muy importante sacar el máximo partido a un buen abonado del olivar.

En los cultivos de secano, no hay posibilidad de aplicar fertirrigación. Una de las principales recomendaciones es aplicar fertilizantes granulados de liberación lenta. Este tipo de abonos liberan lentamente sus nutrientes a partir de la humedad ambiente o de las lluvias.

Para este tipo de cultivos se suele aplicar abonado sólo una vez a lo largo de la temporada, siendo el mejor momento durante los meses de febrero y marzo, coincidiendo con la época donde el olivo necesita más nutrientes para producir nuevos tallos y recuperar nutrientes tras la  cosecha anterior.

Para saber cuándo aplicar el abonado en olivar de secano, también es importante tener en cuenta consideraciones climáticas. Una buena práctica es aplicarlo unos días antes de que se produzcan lluvias, y siempre antes de acercarse a la floración.

Existen múltiples opciones para el abonado, encontrando abonos especiales olivo que típicamente tienen una relación nutricional de 3(N),1(P) y 2(K), donde el nitrógeno es el nutriente predominante en el abonado del olivar a la salida de invierno.

Ahora la cuestión es elegir la cantidad de fertilizante a aplicar según la cantidad de producción y la edad del olivar. No dude en preguntarnos y estaremos encantados de ayudarle con sus recomendaciones.

Contacta con nosotros