Los abonos NPK complejos permiten una distribución más homogénea y, por tanto, un mejor reparto de nutrientes que los abonos NPK de mezcla o blending.

Ahora, gracias a los datos obtenidos en un ensayo de campo realizado por AIMCRA en junio de 2016, se ha podido comprobar que este reparto genera diferencias entre la aplicación de complejos y de blending con consecuencias económicas importantes para el agricultor.

Puede leer el artículo completo aquí